10 febrero, 2016

Lo que sienten tus hijos en el primer día de clases

¿Alguna vez has intentado ponerte en lugar de tu hijo y probar cuál sería tu reacción si tuvieras que probar algo nuevo y a su edad? Claro que muchas de las situaciones que viven tus hijos hoy, tú las has vivido también, sólo que ya no te acuerdas. El primer día de clases es una de estas situaciones. El volver o ir por primera vez al colegio, tanto puede ser un placer como una pesadilla para los niños y/o sus padres.
El primer día de colegio de los niños: 
Los sentimientos de los niños son confusos. Desean ir al colegio para reencontrarse o hacer nuevos amigos, jugar y conocer cosas nuevas, y al mismo tiempo no quieren ir porque se sienten cómodos, seguros y más arropados en casa. Llegada la hora de ir o volver al colegio, lo que para los padres podría ser una alegría, se convierte en una situación angustiosa cuando el niño no quiere ir a las clases. Hay algunos padres que después de dejar a su hijo en el cole, en contra de su voluntad, se sienten culpables, como si tuviesen cometido un crimen.
Y te estarás preguntando: ¿qué podemos hacer para sobrevivir a ello?
Acá te vamos a dar 6 consejos para que tanto tus hijos como tú puedan sobrevivir.

1- Transmitirle firmeza y entusiasmo. Hacerle ver que lo dejarás en un lugar bonito y protegido, bajo la atención de una maestra, y que allí va aprender y compartir muchas cositas con otros niños de su misma edad. No estaría mal que dieras una vuelta con tu hijo por el colegio antes de dejarlo en su clase. Seguramente, en las reuniones de padres, habréis conocido las instalaciones del colegio.
2- Transmitirle confianza. El niño debe estar seguro de que sólo estará en el colegio por algunas horas y que luego volverá a su casa. El miedo al abandono es lo que lleva, especialmente a los niños primerizos, a montar un "drama" en la entrada del colegio.

3- Transmitirle complicidad y afecto. Cada mañana, antes de que acudan al colegio, revisen juntos la  mochila del niño, pregúntale qué quiere llevar de comer  o qué ropa se quiere poner.


4- Transmitirle comprensión y seguridad. Si el niño llora a la hora de despedirse  de ti, no cedas ante su llanto y no lo lleves de vuelta a casa. Dile que lo comprendes, explícale que vendrá a buscarlo dentro de unas horitas y busca que este momento no se alargue tanto. El niño debe sentir que lo entiendes y que estás segura de lo que haces.





5- Transmitirle alegría y tranquilidad. Estés segura de que aunque dejes a tu hijo llorando en el cole, que su llanto cesará así que te vayas o que él desvíe su atención hacia otros niños. Debes irte con la certidumbre de que tu hijo estará siendo cuidado y que aprenderá no sólo a escribir y a leer, como también convivir con otros niños.

6- Transmitirle interés. Cuando recojas a tu hijo a la salida del colegio, no te olvides preguntarle cómo fue todo en el colegio. Eso le dará más seguridad para volver al día siguiente.

Fuente: Guía Infantil

05 febrero, 2016

La conmovedora historia de la niña Romina



El día de hoy falleció en Maryland, Estados Unidos, la niña Romina Cornejo Ramos quien en Agosto del 2010 quedó cuadripléjica debido a una herida de bala, a los 3 años de edad. Esta triste noticia  ha dejado muy conmovidos a miles de peruanos quienes ven cómo la delincuencia que azota al país cobra una nueva víctima. Las redes sociales como Twitter y Facebook fueron las plataformas utilizan por los internautas para expresar su pena e indignación por el fallecimiento de la pequeña.
Romina Cornejo, quien se venía recuperando y estudiando en Maryland, Estados Unidos,  luego de someterse a un tratamiento en Puerto Rico, tenía ocho años y, según indicaron familiares, llevaba varios meses atendiendo al colegio, pero en el 2015 tuvo una recaída la cual se mantuvo hasta el día de hoy. De acuerdo al abogado de la familia de Romina, Jorge Pastrana, ella permanecía en constante observación médica, ya que tenía problemas respiratorios que complicaron su salud.
Para quienes no recuerdan este caso, Romina a la corta edad de 3 años fue alcanzada por un balazo perpetrado por 'marcas' que querían robar 5 mil dólares a sus abuelos. Ese día estaba viajando con ambas víctimas en un carro por la Vía Expresa cuando fueron atacados a la altura del puente Domingo Orué.
Dos de los delincuentes que atacaron a la pequeña eran Miguel Freddy Sandonaz Rojas y José Luis Astuhuamán Estacio. Este último fue el sujeto que disparó contra el carro y quien hirió en el cuello a la menor de edad, dejándola así al borde de la muerte.
Romina estuvo varios meses en coma para luego quedar cuadripléjica. Sus padres decidieron llevarla a Puerto Rico para someterla a un tratamiento electroneuromedular con el cual se buscaba recuperar parte de la movilidad que su cuerpo perdió por el crimen. Romina había recorrido varios países para revertir el cuadro de cuadriplejia con el que quedó tras el ataque de la banda de asaltantes.
Los dos criminales fueron sentenciados a cadena perpetua en el 2011 y su condena fue ratificada en el 2013. La reparación civil en este caso fue fijada en 250 mil soles a favor de la familia de Romina Cornejo y 10 mil soles a favor de los abuelos de Romina, quienes viajaban en el vehículo.
Luego de luchar durante casi seis años por recuperarse y se convirtió en un ejemplo de valentía y ganas de vivir. Lamentablemente partió a la gloria eterna este jueves.
 Fuente El Comercio, RPP y La república


03 febrero, 2016

¿Cómo saber si tu bebé está listo para caminar?

A veces los padres se empecinan en que sus hijos empiecen a caminar ya que lo asocian con la idea de que el que camina antes es más inteligente y más sano, pero esto no es así. "El niño que camina antes no es necesariamente más sano o inteligente, sino el que gatea más. Ese es el que desarrolla mejor sus habilidades psicomotrices", explica el médico pediatra Jorge Abel Salinas.

Esto se debe a que el gateo es la primera actividad física e independiente que realizan los niños, lo que les permite desarrollar su sentido de orientación y del espacio, lo que a su vez potencia sus habilidades psicomotrices. Así pues, el gateo es una fase muy importante que no se debe evitar ni impedir. Es necesario que los niños gateen. 

Cabe recordar que lo normal es que el gateo se inicie entre los 8 y 10 meses.

En ese sentido, Salinas recuerda que muchas veces los padres creen que por ver a sus hijos parados en la cuna es porque ya están listos para andar y quieren propiciar que caminen. Entonces los acostumbran al andador o a sujetarlos de la mano. "Esto es un grave error ya que no dejan que los niños gateen y que, en consecuencia, no desarrollen bien sus habilidades psicomotrices", advierte.

"No hay que confundir. Que el niño se pare en la cuna no quiere decir que esté listo para caminar, sino que su desarrollo psicomotriz es el adecuado y que está listo para gatear", explica Salinas.

Todo es un proceso que debe respetarse. "Los niños empiezan a caminar entre los 11 o 14 meses. La condición es que hayan gateado antes". En ese sentido, los padres tienen la obligación de propiciar el gateo, mas no de caminar. "No hay necesidad de propiciar que los niños caminen. Ellos solitos lo harán", comenta el experto.

Para convencer a los padres, Salinas explica que el niño que gatea sabe utilizar sus manos, rodillas y pies a la hora de caminar, por ello, cuando se cae sabe poner las manos. El niño que no gateó, no sabe.

¿Cómo nos damos cuenta de que el niño ya quiere caminar?

Es sencillo explica Salinas. "El niño va gateando y busca un lugar al que incorporarse. Luego se agarra y se para solito. Entonces decide si puede o no caminar. Eso es lo normal".

Fuente: RPP


22 enero, 2016

Abrazar a tu bebé es la primera forma de amor que le enseñas

El abrazo es uno de los primeros contactos que recibimos en nuestras vidas y lo utilizamos para buscar apoyo y desarrollar relaciones con los demás. Pero esta sensación, aunque no lo sepamos, comienza desde los ocho meses de gestación de acuerdo con investigaciones desarrolladas por la Universidad de Harvard.
El feto es capaz de responder a la sensación del tacto en el útero, este tipo de estimulo les permite calmarse a sí mismos y explorar nuevos entornos durante la gestación y sobre todo luego del nacimiento.

Los bebés tienen una necesidad innata de sentirse amados, desarrollar la confianza y tener un apego emocional con los demás. Un estudio sobre los bebés en condiciones subóptimas han demostrado que el impacto de una separación resulta negativo para el desarrollo, como el retraso en el crecimiento, las enfermedades y estrés.
“De acuerdo a décadas de investigación pudimos determinar que los abrazos son tan vitales para la salud y el desarrollo de los bebés como los alimentos y el agua”. Afirmó María Carlson, neurobióloga.

Se ha demostrado que el abrazo trae múltiples beneficios para los bebés, por ejemplo si como madres los acariciamos o los masajeamos podrán tener una regulación del sueño y se evitará el estrés en su máximo nivel en los recién nacidos. 
Otras de los efectos que se pueden encontrar en un abrazo son los siguientes:
  • Regula la frecuencia cardíaca
  • Evita las enfermedades
  • Alivia el dolor
  • Un crecimiento en la lactancia
  • Previene los problemas mentales
  • Evita el estrés en los padres
Es por esto que la mejor medicina que podemos brindarle a nuestros hijos es un buen trato y contacto físico como los abrazos. Y tú ¿Cuántos abrazos le das a tus hijos al día?

Fuente colombia.com

20 enero, 2016

Cuidado con los bebés prematuros




Según la Organización Mundial de la Salud, un recién nacido se considera prematuro cuando el parto tiene lugar antes de las 37 semanas de gestación. Según cifras oficiales, 1 de cada 10 niños que nacen, son prematuros, unos 15 millones en total. El 60 % de ellos nace en el África subsahariana y Asia meridional.
Ahora bien, ¿por qué esto es un problema? ¿Qué riesgos para la salud enfrentan los niños y niñas que nacen antes del tiempo normal de gestación? Investiguemos un poco sobre este tema.

Problemas de salud de los prematuros en el corto plazo



Cuando nace un bebé prematuro debe ser llevado a cuidados intensivos y puesto inmediatamente en una incubadora, que es una especie de cuna especial que los mantiene templados. La pérdida de temperatura corporal es una de las dificultades más importantes que enfrenta el bebé prematuro recién nacido.
La incubadora no solo lo mantiene templado; en otras ocasiones, para facilitar la respiración, también se enriquece su ambiente con oxígeno. Esto, sin embargo, se suele evitar porque puede traer efectos secundarios, como la retinopatía por concentración alta de oxígeno.
Si el bebé no respira de forma autónoma se le debe colocar un respirador, pero aún los bebes que nacen respirando de forma aparentemente normal pueden agotarse y no tener energía suficiente para continuar haciéndolo. Por ello es tan importante que los bebés queden en observación, aún cuando pueden respirar por sí solos.
La alimentación del bebé en las primeras horas de vida también es un factor de problema. Algunos bebés nacen sin ningún tipo de problema para comer, pero otros pueden no tener bien desarrollado el reflejo de deglución, que es el que permite tragar el alimento sin ahogarse.
Otro gran problema que enfrentan los niños prematuros en los primeros días de vida es alto riesgo de desarrollar infecciones. Su sistema inmunitario no está completamente desarrollado, y deben protegerse de todo tipo de virus y bacterias presentes en el ambiente exterior. Para ello también es fundamental el uso de las incubadoras.
Además de la pérdida de temperatura, y los problemas relacionados con la respiración, la alimentación y las infecciones; los bebés prematuros pueden desarrollar problemas en su desarrollo cognitivo y sus ojos. Debido a su bajo peso, el riesgo de hemorragia cerebral es alto durante el parto y los primeros días de vida. Además pueden desarrollar problemas en la vista debido a que sus ojos no están preparados para la luz del mundo exterior.
Problemas de salud de los prematuros en el mediano y largo plazo


Los primeros días y semanas de vida de un niño prematuro son los más complicados, sin embargo, la prematurez también tiene efectos en el desarrollo a mediano y largo plazo. La tasa de mortalidad infantil es mucho mayor entre niños prematuros que entre los niños que nacen a término.
En gran medida, los problemas de salud asociados a la prematurez dependen de cuán prematuro fue el niño o la niña, la calidad de la atención que recibió la madre durante el parto y los cuidados que recibió en los primeros momentos de vida.
El 60 % de los niños que nacen a las 26 semanas de gestación desarrollan diferentes tipos de problemas de por vida como: enfermedad pulmonar crónica, ceguera, sordera y problemas de desarrollo cognitivo. Para los niños que nacen a las 31 semanas de gestación, ese porcentaje desciende a 30 %.
La tasa de mortalidad infantil de los niños prematuros desciende cada año. Es decir que cada año que sobrevive un niño prematuro, tiene menos probabilidades de morir por motivos relacionados con la prematurez. Sin embargo, el nacimiento prematuro tiene efectos también en la vida adulta.
Una investigación publicada en el Journal of the American Medical Association reveló que los hombres nacidos entre las 22 y 27 semanas de gestación tienen un 76 % menos probabilidades de tener hijos, y las mujeres un 67 % menos. Además, haber nacido prematuro aumenta las posibilidades de tener hijos prematuros, tanto en hombres como en mujeres.


Escrito por Lucia Yarzabal
Fuente: Batanga