25.11.13

Los alimentos con mayores beneficios para el embarazo


Existen muchas maneras de asegurarte de incluir en tu alimentación todos los nutrientes que tú y tu bebé necesitan.

Los siguientes alimentos son sumamente sanos y necesarios para un embarazo saludable. Incluye dentro de tu dieta los alimentos que más te gusten. Acude al nutricionista si lo crees necesario.


Huevos
Además de contener más de 12 vitaminas y minerales, los huevos tienen mucha proteína, la cual es esencial para tu embarazo. Las células del cuerpo de tu bebé, que ahora crecen y se multiplican a una velocidad asombrosa, están hechas de proteínas. Además, tu propio organismo necesita proteínas para el crecimiento y la reparación de los órganos que también se desarrollan en tu cuerpo, como la placenta, el útero y los senos.

Los huevos también son ricos en colina, un nutriente esencial para el crecimiento de tu bebé y la salud de su cerebro, y que a la vez ayuda a prevenir defectos del tubo neural. Además, puedes comprar huevos que contengan ácidos grasos omega-3, que son importantes para el desarrollo del cerebro y la visión de tu bebito.

Se dice que las yemas de huevo tienen un alto contenido de colesterol, pero esto se da si se consumen en exceso. En realidad, el consumo de grasas saturadas como las que contiene la manteca, los cortes de carnes rojas con alto contenido en grasas, el aceite de palma, la crema de cacao y diversos alimentos procesados, es mucho más perjudicial que el colesterol presente en los huevos, los cuales tienen grasa sana y natural.
 Recuerda que esto siempre puede darse si tus niveles de colesterol son los más adecuados.

Salmón
El salmón no sólo es un alimento rico en proteínas de muy buena calidad, sino que es también una excelente fuente de ácidos grasos omega-3. Comparado con otros pescados, tiene la ventaja de contener bajas cantidades de metilmercurio, un químico presente en alta concentración en muchos pescados grandes (pez espada, caballa del atlántico, blanquillo camello, tiburón) y que es peligroso para el sistema nervioso en desarrollo de un bebé. 

Aunque el salmón contiene bajas cantidades de mercurio, así como el atún,  la Agencia de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda que las mujeres embarazadas consuman un máximo de 12 onzas de estos pescados por semana para evitar ingerir demasiado mercurio (3 onzas equivalen a una porción del tamaño de una baraja o mazo de cartas).
 

Menestras y legumbres
Ya sabes lo importante que son las proteínas para un embarazo sano, y ahora te presentamos a un nuevo aliado para los nueve meses de espera: la fibra. Durante el embarazo los intestinos se vuelven un poquito perezosos, aumentando la posibilidad de que padezcas estreñimiento y hemorroides. El consumo de fibras ayudará a prevenir y aminorar estos dos problemas. 

Las menestras, además de tener un alto nivel de fibra, son ricos en hierro y folato (el folato es la vitamina B9 que se encuentra en los alimentos, y el ácido fólico es la forma artificial del folato que se toma en vitaminas, píldoras etc), calcio y zinc.
 

Es bueno remójalos durante al menos un par de horas para que se hidraten y se cocinen en menos tiempo. Y, si los dejas en remojo de la noche a la mañana, mejor tira el agua y enjuágalos de nuevo antes de cocinar.

A la hora de disfrutarlos, sírvelos con alimentos ricos en vitamina C como una limonada pero no pasados diez minutos desde su preparación, ello  para que tu cuerpo absorba mejor el hierro que contiene. Y en cuanto a los gases, hay quienes dicen que se pueden evitar si se preparan como puré.
 Es muy importante que cuando se consuman las menestras estas no se mezclen con verduras de color verde, ya que se produce un choque entre estos dos alimentos con hierro y al final no se absorbe este nutriente de ninguno de estos dos alimentos.

Debes saber que después de ingerir menestras no puedes tomar ninguna infusión inmediatamente, sino esperar por lo menos una hora después.

Camote
El color anaranjado del camote viene de los carotenoides que contienen, y que nuestro organismo transforma en vitamina A. Otros vegetales anaranjados y rojos, como la zanahoria o los pimientos, también son ricos en carotenoides. Nuestro organismo convierte los carotenoides de los vegetales en esta vitamina a medida que lo necesitamos, o sea que no hay riesgo de ingerir cantidades excesivas de vitamina A. 

Los camotes también son una buena fuente de vitamina C, folato y fibras. Y, al igual que los frijoles, son muy económicos y versátiles. Cocínalos al vapor o al horno, y dales un toque de sabor con un poco de ajo si los quieres salados o un poco de azúcar si los quieres dulces. Úsalos en purés, guisos, acompañamientos, aperitivos o ensaladas.
 


Avena
La avena es un grano integral muy rico en fibra. Es una excelente fuente de energía y también es rica en vitamina B1, magnesio, proteína y fósforo, entre otros nutrientes. 

Pruébala como cereal de desayuno, con leche y frutas, o úsala molida en la preparación de galletas, pastelitos o para empanizar algún alimento. La avena es el ingrediente principal de la granola (avena tostada con frutas secas), la cual combina muy bien con el yogur natural.
 

Comer cereales integrales durante el embarazo es importante porque éstos contienen mucha fibra y nutrientes, incluyendo vitamina E, que protegen las células de nuestro cuerpo.
 

Además de la avena, puedes incluir en tu alimentación el arroz integral, panes integrales o tortillas. La quinua y la canchita, por ejemplo, también son cereales, pero consume la canchita sin mantequilla, aceite y demasiada sal.

Yogur natural
El yogur natural te ofrece los beneficios de la leche de una forma más fácil de digerir y con la ventaja adicional de las culturas activas que contiene (o probióticos) que ayudan con la digestión, pueden fortalecer tus defensas naturales. Hoy en día existen muchísimos tipos de yogurt como los deslactosados, con probióticos, light y sin azúcar.

Es una excelente fuente de calcio
, el cual es vital en tu dieta de futura mamá. Si no consumes suficiente calcio durante el embarazo, tu organismo lo extraerá de tus huesos y dientes para que no le falte este mineral a tu bebé. 

El yogur natural es más sano que los que tienen sabor a frutas, los cuales además de azúcar contienen más conservantes, sabores y colorantes artificiales. Pero si lo prefieres dulce, prueba agregarle fruta fresca picada o endulzarlo con un poco de miel. 


Verduras de hojas verdes oscuras
La col, por ejemplo, está cargada de vitaminas y nutrientes, incluyendo las vitaminas A, C y K, así como del importantísimo ácido fólico. También es rica en carotenoides, esenciales para la salud de los ojos.
La espinaca tampoco se queda atrás, y su sabor más suave y su versatilidad en la cocina la mantienen siempre entre las verduras favoritas. Pruébala en sofritos, tortillas de huevos, empanadas, quiches, o usa las hojitas más tiernas en sándwiches y ensaladas. 

Para sacarles el mejor provecho a estas hortalizas, lo ideal es consumirlas lo más frescas posibles, preparándolas sin demora al comprarlas, puesto que conforme pasan los días disminuye su contenido nutritivo. También es buena idea tener siempre una bolsita de espinacas o col picada en el congelador para la preparación de diversos platillos.
 


Carnes magras
Las carnes proveen grandes cantidades de proteína y hierro, dos nutrientes fundamentales durante el embarazo. Sin embargo, dependiendo del corte, también pueden contener mucha grasa. El truco está en evitar las más grasosas (como muchas carnes molidas, y también la piel de las aves). 

Al comprar carne de res, elige los cortes sin grasa (de 95 a 98 por ciento libre de grasa). Evita, sin embargo, los fiambres y embutidos,
 a no ser que se calienten hasta que estén humeantes. Además de que son menos sanos, hay un pequeño riesgo de que al consumirlos puedas transmitirle algunas bacterias o parásitos dañinos al bebé, incluyendo el toxoplasma, o la salmonella. 


Frutas y verduras de colores variados
Al consumir una variedad de frutas y verduras anaranjadas, rojas, amarillas, moradas, verdes y blancas estarás aportando a tu dieta (y la de tu bebé) una gran variedad de nutrientes. Esto se debe a que los alimentos de diferentes colores son ricos en diferentes vitaminas, minerales y antioxidantes. 
Además, este arco iris nutritivo tiene otra importante ventaja: durante la fase final del embarazo, el bebé está "probando" a través del líquido amniótico todos los alimentos que tú consumes, dicen los expertos. Si tu pequeño empieza a saborear una variedad de frutas y verduras sanas desde antes de nacer, aumentará la probabilidad de que reconozca esos sabores y los acepte más adelante. 










29.10.13

Entérate todo acerca del chupón.

¿Qué tanto sabemos
sobre el uso del chupón?


Muchas mamis y papis usan los chupones para aliviar las molestias que muchas veces los bebés presentan, ya sean estos mediante balbuceos, llantos o movimientos bruscos. De pronto un accesorio que se muestra como fiel amigo, nos da el santo remedio, y aparece en nuestras manos para ayudarnos a calmar las ansias de nuestros adorados angelitos. ¡Sí, ese santo remedio es el chupón! A continuación les mostramos algunos de los pros y contras de este accesorio:

Pros:

El chupón da sensación de calma.
Uno de los principales beneficios del chupón es que les da a muchos bebés la sensación de calma. Ello, además, nos tranquiliza a nosotros también. Pero, ¿sabemos por qué los bebés se sienten tan tranquilos con un chupón en la boca? Pues esto se da debido al instinto natural de los bebés por succionar.

Son muy buenos distractores.
Si es que nuestros pequeños son fan de los chupones, estos pueden ser utilizados en el momento de la aplicación de vacunas.

Reducen las posibilidades del síndrome de la muerte súbdita.
Científicos han encontrado una relación entre la muerte súbdita y el uso del chupón, reduciendo el riesgo de muerte mientras el niño se encuentra succionando.


Contras:

El uso temprano del chupón puede interferir con la correcta lactancia materna.
Cuando el bebé se acostumbra desde muy pequeño al chupón, aprende a succionar de una manera diferente y equivocada. Al momento de la lactancia la aureola del pezón debe entrar en la boca del bebé, pero con el uso de un chupón, los bebés se acostumbrarían a agarrar solo el pezón, lo cual representa la manera incorrecta de lactancia materna.

Se crea una mala costumbre.
Si al bebé se le crea un hábito de succionar el chupón durante el día, ya sea mientras está despierto o  duerme, esto se puede llegar a convertir en una costumbre. En las noches mientras duerma podría llorar al no sentir que succiona algo.

Riesgo de infección de oídos.
También en los oídos existe la posibilidad de infección, sobre todo en el oído medio, porque el chupón incrementa la saliva, favoreciendo la presencia de bacterias y hongos. 

El uso excesivo de chupón puede causar problemas de lenguaje.
Si se acostumbra al niño hasta grande a succionar el chupón, esta costumbre podría causar problemas en el lenguaje y pronunciación, pero también problemas en el desarrollo del paladar.

Como hemos podido ver, hay aspectos positivos y negativos acerca del chupón. Al mismo tiempo hay otros pros y contras que no hemos mencionado, pero pueden beneficiar o afectar al bebé. La idea es que el chupón se use moderadamente y no solo para evitar molestias en los bebés o tratar de calmarlos. No dejen de pasar la higiene de este producto, ya que por la saliva se llena de bacterias y gérmenes. Lavarlo después del uso del bebe es esencial.

Mamis y papis:
Recuerden que uno de los aspectos más importantes entre la relación de los padres e hijos es la calidad de tiempo que se pasa con ellos. Un abrazo, mecerlos en brazos o una canción cantada, también puede calmar a los bebés, además brindándoles  un plus importante que el chupón no puede darles: estimula y desarrolla mucho más la parte emocional y afectiva.

2.9.13

Abrázalos Intensamente Siempre

Cuando los bebés nacen siempre recibes consejos acerca de la mejor manera de criarlos y es impresionante como la gente sigue recomendando que no los cargues porque después no podrás dejar de hacerlo.
Pues sí, el llevar a los bebés en brazos es adictivo y es la mejor fórmula para papás e hijos. Los niños necesitan los brazos de los padres siempre pero la realidad es que crecen y llega un momento que nuestros brazos ya no son tan necesarios.

Nuestros brazos deben estar abiertos para nuestros hijos y ellos deben sentirse seguros de acudir a ellos cuando quieran, cuando tengan hambre, sueño, necesiten consuelo o simplemente quieran un lugar cálido y seguro.
Los bebés, más que nadie, necesitan el contacto físico y el lugar ideal para los pequeños son los brazos de papá o mamá. Yo tuve la suerte de recibir el mejor consejo: cárgalos y abrázalos todo el tiempo que puedas, crecen demasiado rápido.
El cariño que reciben los bebés y los niños pequeños no los malcría, por el contrario, les da seguridad y bases para cuando llegue el momento en el que quieran ser independientes.
Un bebé pasa nueve meses en el vientre de la madre y al nacer necesita los brazos de mamá y papá para estar bien, esos brazos que significan confort, amor, calor, consuelo y diversión. Los niños crecen en un abrir de ojos y cerrar de ojos así que abraza a tus hijos y sostenlos en tus brazos hasta que ellos decidan que quieren crecer.
Y cuándo los niños van creciendo no te olvides de ofrecerle tus brazos, siempre los necesitan y aunque llega una edad que prefieren jugar, siempre hay un momento del día en el que no hay como los brazos de mamá para descansar, contar una historia o simplemente recibir amor.

Abraza a tus hijos intensamente para prepararlos al tiempo de partida, nunca te arrepentirás.

¿Cómo escoger el pediatra?

Lo más importante es que confíen en él. Bien dicen por ahí que quien tiene un doctor tiene uno, quien tiene dos tiene medio y quien tiene tres no tiene ninguno.
Cada pediatra tiene su estilo, tanto en su manera de ser como en su manera de tratar a los niños y sus padecimientos. Analicen que es lo que buscarían en él y cuál es tu manera de ser. En mi experiencia quién nos recomendó el pediatra de nuestros hijos fue mi ginecólogo y la verdad estamos encantados.
Estos son algunos de los puntos que en mi opinión deben analizar al decidir quién será su doctor:
  • ¿Cómo eres y cómo es tu pareja? Analiza si eres una persona aprensiva o tranquila, si sueles llamar muchas veces a tu doctor o solo cuando realmente es necesario.
  • ¿Quién se los recomienda? La persona que lo haga debe de ser su entera confianza.
  • Hagan una cita con el pediatra y acudan los dos para que le puedan preguntar todas sus dudas y ver si les late o no. No se queden con dudas por más tontas que les parezcan.
  • Disponibilidad de horario del doctor.
  • Salud de la familia. La salud de tu bebé, la iras descubriendo poco a poco pero si existe alguna condición antes de nacer es importante tener una especialista en la materia.
  • Domicilio del Consultorio. Hay que asegurarte que el tiempo de traslado hasta el consultorio del doctor no sea demasiado.
  • Costo. En la mayoría de los casos, el primer año el bebé visita al pediatra una vez al mes, después se empiezan a espaciar cada seis meses o cada que se enferme, hasta llegar a una vez al año. Es importante saber cuál será el costo ya que además se tienen que sumar las vacunas y medicinas.
  • ¿Cuál es su posición ante las vacunas y los antibióticos? Hay doctores que ponen todas las vacunas que existen en el mercado y hay otros que son más conservadores.
En fin, estos son solo los puntos más generales que pueden considerar. En cuanto nace el bebé, la relación con el doctor se va formando y el te va conociendo como mamá. Los primeros años tú eres la voz de tu hijo, así que a través de ti es que el doctor podrá conocer los síntomas, sobre todo los anímicos. Si no estas conforme, díselo y si no confías, no dudes en cambiar de doctor.

19.10.12

DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA

Un día para reconocer el esfuerzo de todas las mujeres que luchan por una buena calidad de vida

Este 19 de octubre se celebra a nivel mundial el Día de Lucha Contra el Cáncer de Mama, un día para reconocer el esfuerzo que día a día vienen demostrando todas las mujeres que padecen de esta enfermedad y a la vez, una oportunidad para generar conciencia y educar a la población sobre las formas de prevención.

El cáncer es un problema de salud pública presente a nivel mundial. En Latinoamérica el cáncer ocupa el tercer lugar de las causas de muerte y en el Perú, el Registro de Cáncer de Lima Metropolitana, ha publicado tasas de incidencia y mortalidad por cáncer globales de 150.7 y 78.3 por cien mil habitantes de nuestra ciudad capital.

Sin embargo, la prevención juega un rol importante para combatir esta enfermedad.  La detección temprana hace la diferencia. Por eso, se recomienda a todas las mujeres realizarse un autoexamen continuo de sus senos, visitar periódicamente al  ginecólogo de confianza y realizarse una mamografía anual a partir de los 40 años de edad.

A continuación les presentamos una manera sencilla de cómo realizarse el autoexamen de mama: